EL CEBO

Había una vez en un pequeño cuartucho del olimpo de los Dioses según las estadísticas inútiles, el Dios SEXo. Estaba sentado delante de su imac. Con una mano tecleaba en google acerca de las palabras más buscadas en internet. En la otra sostenía su nuevo iphone, el primo moderno del ipod. Buscaba y buscaba sobre las mejores páginas para descargarse contenidos gratuitamente, música gratis, mp3 gratis, juegos gratis, películas gratis, tostadoras gratis, o cualquier cosa que fuera de descarga directa (DD)(xd) o lo que es lo mismo «He was looking for the best sites to download anything free». No es que lo necesitara especialmente, desde la creación de Youtube y las radios en streamnig no valía la pena bajar nada. Además por si la conexión a internet fallaba tenía su flamante PS3 nueva y la Xbox 360 pirateada que su primo el Dios de los políticos corruptos le había prestado.

Dentro del olimpo de los dioses, según las estadísticas inútiles, el Dios SEXo no tenia nada que envidiar a otros dioses como Alá (que no Mahoma), Yavés, Fernando Alonso, Pau Gasol, Iniesta, Carles Puyol, Andreas Kisser, Steve Harris, Dimebag Darell, a todos ellos los superaba en cuanto a demanda en los principales buscadores de internet. Con las Diosas admitía que lo tenía más complicado. Nunca había entendido la fascinación de los mortales por Paris Hilton, Britney Spears, o Carmen Electra. Tras ver seguidas las cinco temporadas de Pamela Anderson en «Los Vigilantes de la Playa» lo entendió un poco, pero siguió siendo fan Jessica Alba en cualquiera de sus películas. Para ganar en popularidad frente a todas las famosas desnudas que inundaban la red se había planteado varias veces hacerse un myspace o un facebook, pero era muy tímido, le costaba estar cómodo delante de otras personas. Se veía muy torpe cada vez que alguien se bajaba patosamente los pantalones.

En esos momentos lo que hacía para olvidar que estaba haciendo el ridículo era pensar en los resultados de la liga, en los resultados de la champions league, en los resultados de NBA, en los resultados de la liga ACB, en la cartelera del cine e incluso en la previsión del tiempo. El tema no era para tomárselo a modo de chiste, se trataba de algo tan serio como «la niña de rajoy» y el bigote de aznar. En cualquier caso tenía el consuelo de la wikipedia en la que su nombre generaba discusiones y entradas por doquier en cualquiera de sus 23 versiones según el idioma. Tenía la certeza de que tarde o temprano, en cualquier momento alguien acabaría tecleando la combinación de letras mágicas y caería en su trampa.

**Nota del autor (5/7/09), el texto que precede es un intento MUY fallido de SEO,search engine optimization(ver enlace)

0 Comentarios: