Los ladrones de tiempo

Hace ya cosa de dos años que trabajé en un callcenter haciendo encuestas telefónicas. Agradecido estaré siempre a mi amigo Dani por salvarme el culo aquellos meses. 

El trabajo en sí no era muy malo, a veces las pasabas canutas para llegar al promedio de encuestas diarias requerido y había que ser muy bueno para que no te pillaran saltándote los filtros que te permitían empezar una encuesta.


A diferencia de otros callcenters en los que han estado amigos míos, nosotros no vendíamos nada. Sólo robábamos, robábamos tiempo. Tres minutos que nunca eran tres minutos sino diez, y una eternidad para el encuestado. Para hacer el trámite más ameno, aderezaba la encuesta con pequeñoss chistes y cambios en el redactado, para caer simpático al encuestado y que no te dejara colgado.


De aquellos días ha llegado hasta aquí, al blog me refiero, un cuento "La maleta siempre preparada" (ver enlace) que en realidad no hablaba del callcenter, y estas ilustraciones (hay más de una) que rescato ahora. Las dibujé en su momento entre llamada y llamada y las he estado coloreando la última semana. 






Eat bread my friends.


*Partí de un boceto a lápiz o boli bic y luego les puse el color con el photoshop. En este caso hay un intento deliberado de fusionar una "caca de l'Arale" con un frigopié.

0 Comentarios: