La tienda

A media tarde de un invierno lluvioso, un hombre entró en un tienda.
La dependienta le preguntó amablemente qué quería.
- Mirar - respondió,
y el hombre siguió paseando sus ojos por entre los estantes.

0 Comentarios: