Lunes

La casa del poeta tiene amarillo en las paredes

tiene versos tirados por todos los suelos.

Don limpio es una elipsis en su baño,

la metonimia de una lámpara cuelga del techo junto a un cuadro ahora analepsis,

no hay escoba ni fregona.

no las necesita

el poeta sólo duerme en esa casa,

él habita en las palabras

en los dobles sentidos, en las metáforas y en los sinsentidos,

las únicas llaves que le interesan son aquellas que le abren las puertas de las musas.

El resto es accesorio.