Érase una vez el Caribe

Si alguien se fijó en la última entrada(ver enlace). Dije que había estado en un lugar y no era cierto. No fui al Caribe. Los sueldos del Fnac no dan para tanto, así que  hasta que Ryan Air no monte una línea con vuelos directos no creo que vaya allí.

Me fui de vacaciones Asturias. La imagen superior pertenece a la playa de Amión en Pechón. Algún vecino de la zona pensó que aquello se parecía al Caribe y plantó un par de palmeras para ponerse moreno imaginando que estaba en un lugar distinto. Aunque siendo el Caribe, Asturias, o el patio de mi casa, el sitio es precioso.

De todos modos no es la primera vez aquí me invento una historia sobre sobre mis vacaciones(ver enlace), como me decía un lector me repito(ver enlace). Así que me disculpo por las ambas cosas, por repetirme y por si alguien se tomó demasiado en serio la entrada anterior.

Mentí en la foto como miento en la mayoría de mis historias (ver enlace) porque son precisamente eso, ficciones, mentiras. De eso va este blog de contar mentiras. Las mejores fantasías que puedan ocurrírsele a uno. Que entretengan lo suficiente para que alguien vuelva al cabo de una semana para leer más mentiras y yo me motive a escribir nuevas mentiras y así sucesivamente.

Hace un par de años hubo una polémica(ver enlace) muy grande cuando se descubrió que una campaña de turismo de Gerona utilizaba fotos de las playas del Caribe. La prensa se cebó y tachó la campaña de manipuladora(ver enlace)*. Un profesor de la Facultad nos dijo que intento de manipulación ninguno. Gerona es más bonita. Pero las fotos del Caribe ya estaban hechas y eran más barato comprarlas que montar un set expresamente. Además el concepto y la historia de la campaña se explicaba igualmente.

La publicidad se aprovecha de nuestras ganas creernos mentiras, de que nos cuenten cuentos, de que nos enseñen solo la patita y podamos imaginar el resto de la cabra. No por que sean malvados, disfruten manipulando a la gente y quieran conquistar el mundo para obligarnos a comer espinacas con garbanzos(ver enlace). Si no porque después de los estudios de mercado, de las campañas de fidelización, de los targets, de los briefings, de los community managers, de los claims, del neuromarketing, los posicionamientos... la mejor manera de hacer publicidad sigue siendo contar cuentos.


Coman Pan,
si quieren claro

*Por cierto la historia y el protagonista del "secreto de la Fritura" (ver otra vez enlace) son completamente ciertos. En el máster asistí a unos seminarios de introducción al periodismo . Esa fue la primera clase.


**Las fotografías las tomé en la playa antes mencionada. No hay trampa, ni Photoshop.

3 Comentarios:

rebirthia

qué bien te ha quedado el título y el din del post. una redacción genial :)

Eastriver

Lo explicas tan bien que te lo paso... Pero bueno, ahora en serio, es tremendamente razonable lo que dices. Muchas veces la mentira es el camino más rápido para acceder a una verdad profunda.

Pan

Vigila Ramón, que al final te va a gustar de verdad la publicidad.
Un abrazo